Devuélvale la vida a los viejos sillones. Puede optar por el terciopelo, chenille,seda, jaquard o cuerina. La elección depende del estilo del ambiente

Ya se aburrió de ver los mismos muebles en su sala y está decidido a cambiarlos ¡Espere! Para renovar este espacio no es preciso comprar mobiliario nuevo, quizá solo sea suficiente con retapizar sus viejos pero queridos sofás.

La diseñadora de interiores Kathy Cárdenas, indica que existe una gran cantidad de tapices de donde elegir, sin embargo no debe comprar simplemente el que más le guste, también tiene que tener en cuenta el uso que le dará. Por ejemplo, si lo usará con frecuencia, opté por “el chenille o el otoman que son telas resistentes, no se arrugan y sobre todo son lavables”, indica Cárdenas.

Otra alternativa son los llamados vinílicos, con los que se tapizan sillas de comedor y cabeceras. El suave terciopelo, la seda y jaquard también son muy utilizados para realzar la belleza del mobiliario.

Llamativos
La diseñadora recomienda usar tapices de tono entero (distintas tonalidades de beige o gris), en piezas de dos o tres cuerpos. Para darle el acento de color puede elegir cojines decorativos de colores fuertes.

En tanto, Fiorella Huamán, de Hilarte, explica que “las telas de grandes estampados son ideales para destacar algún elemento, por lo general butacas y banquetas. Sobre este llamativo diseño se colocan cojines discretos.

Sí se está preguntando cuánto de tapiz necesitará para cambiarle el look a su muebles, Cárdenas explica que la cantidad depende del diseño y el tamaño del sofá. Sin embargo, podría usarse de 12 a 14 metros para una pieza de tres cuerpos. En ocasiones un poco más en otras algo menos.

Lo más recomendable es ir a un tapizador de confianza y que él tome las medidas para que su sofá luzca perfecto. No se arrepentirá.

 

Fotos: Hilarte

Etiquetas: , ,